Header Ads

(Video) La juez prohíbe al ‘youtuber’ que humilló a un mendigo usar la red social durante cinco años

ANUNCIO
CDMX, - Una juez de Barcelona ha prohibido al youtuber ReSet utilizar esta red social durante los próximos cinco años.



Kanghua R., de 21 años y creador del popular canal que lleva su apodo, ha sido condenado por humillar a un mendigo al ofrecerle galletas Oreo rellenas de dentífrico y grabarlo en vídeo. La titular del juzgado de lo penal número 9 de Barcelona ha impuesto al joven una pena de cárcel de 15 meses —que no cumplirá porque no tiene antecedentes— por un delito contra la integridad moral. 




El fallo de la sentencia, a la que ha accedido EL PAÍS, es novedoso: prohíbe a Kanghua "acudir" al escenario del delito —un escenario virtual como YouTube, la plataforma de vídeos de Google— durante cinco años. También ordena que borre, durante ese periodo de tiempo, su canal. Y le prohíbe crear una cuenta nueva, con lo que el negocio de ReSet se ha acabado por una buena temporada. La juez ha impuesto al joven, además, el pago de una indemnización de 20.000 euros por los "daños morales" causados a la víctima, un sin techo de origen rumano que duerme en el barrio de la Marina de la Zona Franca de Barcelona.

La Fiscalía de delitos de odio impulsó la investigación contra Kanghua, nacido en China pero criado en España. La juez considera que el vídeo que colgó fue "un acto claro e inequívoco de contenido vejatorio" y que, además, la ingesta de pasta de dientes provocó un "padecimiento físico" -sufrió vómitos y molestias digestivas- y psíquico. En el juicio, el joven alegó que el vídeo formaba parte de los "retos" que afrontaba periódicamente en su canal y que todo lo hizo "en plan broma". Gracias al vídeo del mendigo y las Oreo, obtuvo unas ganancias de unos 2.000 euros. Ahora tendrá que pagar una indemnización que multiplica por diez esa cantidad.

Los hechos se remontan a comienzos de 2017, cuando ReSet estaba "entre los 200 youtubers más importantes de España e Iberoamérica", según un informe que los Mossos d'Esquadra aportaron en el juicio. Después de tres años con el canal abierto, Kanghua sumaba 1,1 millones de suscriptores y sus vídeos habían alcanzado 124 millones de visualizaciones.

El joven aceptó el reto de uno de sus usuarios de rellenar galletas Oreo con pasta de dientes, pero lo modificó para entregárselo a personas sin hogar. Lo hizo, dice la sentencia, "para captar de forma efectiva la atención morbosa de sus seguidores" y, de paso, obtener "un apetitoso incremento de ingresos" que percibía de Google por publicidad. Kanghua salió a la calle con su móvil y se encontró a Gheorge L., que pedía limosna frente a un supermercado Lidl. Le entregó 20 euros y el paquete de galletas. Grabó la escena y la subió a Youtube, donde comentó: "A lo mejor me habré pasado un poco, pero mira el lado positivo: esto le ayudará a limpiarse los dientes. Creo que no se los limpia desde que se volvió pobre".

El vídeo fue objeto de una intensa polémica. ReSet lo borró y, a los pocos días, fue a ver al sin techo para pasar la noche con él. También pagó 300 euros a la hija del hombre para evitar que le denunciara, según considera probado la sentencia. Un amigo suyo, youtuber también, reconoció en el juicio que le animó a tomar esa iniciativa. Pero no "para que recapacitara sobre lo denigrante de su acción o pidiera perdón al ofendido", sino para "limpiar su imagen", señala la sentencia de la magistrada Rosa Aragonés.

*Con Información de EFE y AP




No hay comentarios