Header Ads

La "fortaleza" de Florence; Una celda con ventana, dormir con la luz apagada y otras peticiones de "El Chapo" antes de recibir su sentencia final

ANUNCIO
CDMX, - Las peticiones son casi desesperadas: una celda con ventana, que le den más agua, tapones para los oídos y dormir con las luces apagadas. 

 Si el narcotraficante mexicano, Joaquín "El Chapo" Guzmán se quejaba de las condiciones en el penal de máxima seguridad del Altiplano en el Estado de México, no sabía lo que sería su futura extradicción al "brutal" Centro Correccional Metropolitano al sur de Manhattan, donde actualmente se encuentra preso.


Las demandas de la defensa del capo han sido puntuales. Ayer, el juez Brian Cogan negó en rotundo la solicitud para anular el juicio, donde se declaró culpable de 10 cargos penales, y celebrar uno desde cero, con un jurado diferente.

En un comunicado de 45 páginas, que cita el periodista Carlos Loret de Mola, el juez rebatió cada uno de los argumentos de los abogados del exjefe del Cártel de Sinaloa para que se reponga el juicio.

La solicitud de reposición se basó en un alegato de que el dictamen se había "contaminado", pues varios de los miembros del jurado incumplieron las normas del juez de no informarse del caso por los medios de comunicación o las redes sociales, así como discutir fuera del tribunal sobre el asunto.

Cogan justificó su decisión determinando que por más que hayan visto cosas fuera de la Corte de Brooklyn, los testimonio desgarradores y las pruebas colosales ahí presentadas son más poderosos que cualquier publicación de Facebook o Twitter.

En ese sentido, la nueva estrategia de la defensa del capo es no interponer más recursos ante el juez Cogan, pero sí apelar por trasladar a "El Chapo" a una prisión donde puedan obtener alguna ventaja, una mínima comodidad en el eterno futuro de cumplir su penitencia.
"El Chapo" Guzmán recibirá el próximo 17 de julio, ante una corte en Brooklyn, Nueva York, su sentencia final. Para entonces, la apuesta será que la prisión de máxima seguridad de Florence, Colorado, a donde se espera que sea trasladado el narco, tenga una celda que cuente con una ventana para que pueda ver el cielo, aunque no tenga permiso de salir al patio.

El Juicio del capo duró 11 semanas. La Fiscalía de Estados Unidos llamó a 56 testigos, incluidos 14 que cooperaban bajo protección. Sus testimonios fueron corroborados con una multitud de pruebas, incluidas varias grabaciones en las que el jurado pudo escuchar a Guzmán Loera negociando cargamentos de droga que iban a tener como destino final EEUU o dando órdenes para protegerlos.

El próximo hogar del ex jefe del Cártel de Sinaloa

Le llaman "la tumba de cemento" por ser una auténtica fortaleza aprueba de fugas. Inaugurada en 1994, la prisión de máxima seguridad de Florence, Colorado (EEUU) alberga a los peores criminales del mundo.

Doce torres con vigilantes armados se alzan imponentes por encima del complejo carcelario. Muros rematados con alambre de púas bloquean parcialmente el paisaje de las montañas y patrullas fuertemente armadas recorren el extenso terreno de la prisión.


En celdas de 262 metros cuadrados, con un banco, mesa y cama de cemento sin ventanas, Guzmán Loera podría pasar sus últimos días por delitos de narcotráfico, posesión de armas y lavado de dinero.

En la actualidad hay más de 400 reclusos en esta cárcel. Todos son hombres.

*Con Información de EFE y AP




No hay comentarios