Header Ads

“No me mate, por favor”: Hombres armados intentan calmar a turistas aterrados en Mexico

El video de dos turistas que son interceptados por presuntos sicarios en una carretera de México, se hizo viral a través de YouTube, pues su reacción, al punto de lágrimas y del desmayo, así como los intentos de consuelo por parte de la gente armada, llamaron la atención en demasía.
| Comparte en WhatsApp |
En primera instancia, en un video los turistas norteamericanos detuvieron su automóvil, y verificaron el lugar en donde estaban, además de ver a su alrededor, como si se hubiesen perdido, pero no dan señas de temor.

Todo cambió cuando uno de los conductores aseguró que una camioneta los venía siguiendo y se asustó por la manera en que conducían. De acuerdo con el hombre, la camioneta viajaba a una gran velocidad parecía que los quería detener.

Los turistas fueron alcanzados por los supuestos sicarios, los interceptaron, pero en el video los turistas se pusieron los cinturones de seguridad, subieron los vidrios y buscaron huir, sin embargo fueron detenidos por el supuesto comando de sicarios, completamente armados.

Los presuntos criminales abrieron la puerta preguntando a los turistas a dónde se dirigían, sin embargo, al ver la reacción completamente aterrada de los norteamericanos los supuestos sicarios descubren que simplemente los jóvenes se perdieron.

Lamentablemente, el idioma es una barrera de comunicación, y los hombres armados no podrían decirle a los asustados turistas que todo está bien, y que únicamente deseaban saber la razón por la que entraron a su terreno.

“¿A dónde vas?”; “Están perdidos los chavos”, son algunas de las palabras que articularon los sicarios.

Con dificultad, los jóvenes norteamericanos, quienes apenas podían hablar e incluso moverse por la impresión de ver a los hombres armados, lograron decirle a sus victimarios que se dirigían rumbo a Cancún, en Quintana Roo, a ver a la madre de uno de ellos.

Durante los cerca de cinco minutos que dura el video, los turistas están a punto del desmayo, incluso uno de ellos toma sus pastillas, intentando calmar así la adrenalina en su cuerpo.

Segundos más tarde, uno de ellos aseguró que estaban tomando fotografías de las aves y luego le susurra a su acompañante que salgan de ahí, pero la única respuesta que recibió es “no puedo”.

Incluso uno de los mexicanos se acerca al conductor, lo intenta tranquilizar con un abrazo, y unas fuertes palmadas en la espalda, para luego recomendarle que salga del auto y que tome un poco de aire.

Los hombres armados les intentaron explicar que no pueden introducirse en terrenos de la zona, porque, a diferencia de ellos, podrían no contar con la misma suerte


Con información de EFE y AP

¿Usted qué Opina?

No hay comentarios