Header Ads

Nuevo Laredo: La Casa de la Muerte del Cartel del Noreste

Después de 6 meses de trabajo, los técnicos forenses aún no están seguros de cuántas personas fueron asesinadas y sus cuerpos fueron desechados dentro y alrededor de la casa. Solo en una habitación, los restos quemados y compactados tenían más de 2 pies de profundidad.


Date cuenta, esto es solo una habitación, en una casa, en una ciudad fronteriza: deshacerse de los restos de quién sabe cuántas víctimas del cártel del noreste. Algunos pueden haber estado involucrados en el contrabando de drogas u otra actividad delictiva, otros pueden haber sido policías que no estaban dispuestos a aceptar sobornos, y otros aún pueden haber sido inocentes que el Cartel decidió eliminar por varias razones posibles.

La existencia de la casa nos recuerda historias pasadas similares en otras ciudades fronterizas, incluida la de un hombre al que llamaban El Pozolero, "el estofador", que aparentemente era una especie de mago para disolver restos en barriles de ácido y deshacerse de ellos. en formas que destruyeron toda evidencia.

El Pozolero estuvo en las noticias en 2009. Le pagaban $600 a la semana por su trabajo en Tijuana.

Volviendo a la Casa de la Muerte en Nuevo Laredo—el lugar aparentemente está en las afueras de la ciudad—con amplios espacios abiertos para que los “cocineros” emprendedores del cártel exploren realmente su oficio:

Fragmentos de hueso incontables se extendieron a lo largo de 75,000 pies cuadrados de matorrales del desierto. Alambres retorcidos, aparentemente utilizados para atar a las víctimas, yacen esparcidos entre los matorrales.

Cada día, los técnicos colocan lo que encuentran (huesos, botones, aretes, retazos de ropa) en bolsas de papel rotuladas con su contenido: “Zona E, Punto 53, Cuadrante I. Fragmentos de hueso expuestos al fuego”.

Esta es una de las cosas que muchas personas no logran comprender sobre el estado de las cosas en México en este momento. Estamos hablando de una especie de industrialización artesanal de la eliminación de cadáveres. Algo que no es el trabajo de chiflados aislados y asesinos en serie, sino de contratistas inteligentes y racionales (en cierto modo) que satisfacen una necesidad en la economía del cártel: deshacerse de la evidencia de que ciertas víctimas alguna vez existieron. Sin cuerpo no hay crimen, como dice el refrán.

Ese es el tipo de desastre que es México en este momento. La gente está desapareciendo todos los días, para siempre, y en general nadie escucha mucho sobre eso en las fuentes de noticias en inglés y, sin embargo, la eliminación de los restos de estas personas ha sido semiindustrializada.

En el predio localizado en Nuevo Laredo, la insuficiencia de las investigaciones sobre las casi 100.000 desapariciones en México es dolorosamente evidente. Hay 52.000 personas sin identificar en morgues y cementerios, sin contar lugares como este, donde los restos calcinados se miden solo por peso.

Y la gente sigue desapareciendo. Y se encuentran más restos.

“Nosotros atendemos un caso y llegan 10 más”, dijo Oswaldo Salinas, jefe del equipo de identificación de la procuraduría de justicia del estado de Tamaulipas.

Mientras tanto, no hay avances en llevar a los culpables ante la justicia. Según datos recientes del auditor federal de México, de más de 1,600 investigaciones sobre desapariciones por parte de autoridades o cárteles abiertas por la oficina del fiscal general, ninguna llegó a los tribunales en 2020.

Mientras tanto, en el lado estadounidense de la frontera, la criminalidad puede ser algo menos espantosa, pero tal vez sea aún más vergonzosa.

Anoche, el Texas Tribune publicó un terrible éxito de taquilla sobre niños abusados ​​sexualmente en un centro pagado por el estado que se supone que los protege.

Y no está sucediendo en alguna instalación fronteriza pequeña y sórdida. Está justo en medio de la región montañosa, justo al lado de Austin, en la ciudad de Bastrop, en un lugar llamado "El Refugio".

Si eso parece un edificio de iglesia en la esquina inferior derecha, probablemente sea porque lo es. Aparentemente, la organización está basada en la fe. Los lectores pueden preguntarse, ¿qué tienen que ver los niños explotados en Bastrop con la frontera? Bueno, si cree que el tráfico sexual en el estado está relacionado con el movimiento transfronterizo de niños menores de edad, y muchos lo creen, entonces la pregunta debería responderse por sí sola, aunque la instalación en cuestión dice que está destinada a atender a las víctimas nacionales del tráfico sexual.

Siete niños, de 11 a 17 años, fueron victimizados por nueve presuntos perpetradores, según las discusiones sostenidas durante una audiencia judicial de emergencia convocada por el juez federal de distrito Janis Jack el jueves. Los niños permanecieron en las instalaciones durante más de un mes después de que se denunciara el abuso por primera vez antes de que fueran retirados.

9 Presuntos autores. Según la declaración de impacto de 2020 de la organización, tienen alrededor de 58 empleados en total, por lo que si las acusaciones son ciertas, estamos viendo que aproximadamente 1/6 del personal está involucrado, posiblemente más. ¿Quién sabe? nosotros no

Los niños fueron abusados ​​sexual y físicamente y sufrieron supervisión negligente y negligencia médica mientras estaban en The Refuge, una instalación ubicada en Bastrop contratada por el Departamento de Familia y Servicios de Protección de Texas, informó un empleado actual de Refuge a las autoridades estatales el 24 de enero. La corte y los monitores de la corte, guardianes del sistema de cuidado de crianza designados por el juez, no fueron notificados hasta el jueves.

Ese empleado dijo que un ex miembro del personal vendió fotos de desnudos de dos niños bajo el cuidado de la instalación, usando las ganancias para comprar drogas ilegales y alcohol que luego se les suministró a los niños, según una carta del DFPS presentada el jueves notificando al tribunal sobre el incidente. La policía local y el Departamento de Seguridad Pública de Texas fueron notificados de inmediato, según la carta.

"¿Lo ha visto el gobernador?" [Juez Janis] preguntó Jack, refiriéndose a la carta. Nadie respondió.

En un comunicado el jueves por la noche, el gobernador Greg Abbott dijo que los Texas Rangers investigarán, arrestarán y presentarán cargos contra cualquier sospechoso relacionado con las acusaciones del Refugio.

La reportera Reese Oxner y el Texas Tribune tienen mucho más sobre el tema. Al leer su trabajo, parece que muchos de los acusados ​​están relacionados entre sí: miembros de la familia, vínculos matrimoniales, etc., lo que complica y agrava aún más la aparente necesidad de una investigación exhaustiva.

Es una gran vergüenza para el estado de Texas y los centros de atención privados en general.

Recuerda casos de orfanatos financiados por celebridades y otros servicios en el extranjero en África, Haití y otros lugares donde las autoridades han descubierto abuso sexual y tráfico generalizados.

Las personas que están al tanto de los acontecimientos actuales en el condado de Kinney y el condado de Maverick están al tanto de un aumento significativo en las llegadas de solicitantes de asilo cubanos. Ya este año, la Frontera Sur ha visto llegar a unos 30 mil cubanos, en comparación con los 38 mil en el transcurso de todo el año pasado.


Con información de EFE y AP