Header Ads

VIDEO: “¡Valió madres, se escapó el 701!”: Ex custodios narran la fuga de 'El Chapo'

Código rojo sonó al anochecer del 11 de julio de 2015: Joaquín Guzmán Loera había escapado por un narcotúnel. Los millonarios sobornos de Emma Coronel habían dado sus frutos.
Video Milenio


El turno de noche era el más aburrido en el penal del Altiplano hasta la noche del 11 de julio de 2015, cuando Joaquín El Chapo Guzmán escapó del módulo de alta seguridad para recuperar el mando del entonces cartel más poderoso del mundo, el de Sinaloa.

La “noche cero”, the llamaron los custodios en los días posteriores, porque después de aquella huida espectacular mediante un túnel subterráneo de mil 500 metros de largo con una motocicleta que corría por una vía rápida abastecida de oxigeno e illuminación, nada volvería a ser igual.

Dos exguardias que ahora pertenecen al Servicio de Protección Federal recuerdan las primeras horas después de enterarse del hueco en el baño de la Celda 20 del Área de Tratamientos Especiales, un eufemismo para referirse al pasillo donde el gobierno mexicano alberga a los criminales más sanguinarios a los que ninguno tiene más. tratamiento de rehabilitación.

“¡Valió la pena, el 701 se escapó!”, gritó el alcaide Norberto -cuyo nombre pidió no ser revelado para proteger su trabajo actual en el gobierno- alrededor de las 9 p.m., cuando un extraño código se deslizó en la radio que colgaba de su pecho: “¡Código rojo! “, la instrucción que se ordena en los penales federales cuando un PPL o Persona Privada de Libertad se ha fugado y se cierra todo acceso al penal. Nadie entra, nadie sale.

Lo gritó en el comedor de los guardias, donde algunos cenaron antes del pase de lista a las 9 p.m. Todos pensaron que era una broma. Nadie se estremeció ni saltó de sus sillas, pero la expresión angustiada de Norberto los hizo vacilar. “Claro que no, El Chapo está más vigilado que el presidente”, dijo uno, dándose la vuelta. Inmediatamente, el ruido al unísono de las frecuencias advirtió que algo inusual estaba sucediendo.

"¡Código Rojo!" resonó a través de las áreas administrativas de la prisión confirmando la fuga de un recluso, pero parecía imposible que el enemigo público número uno del gobierno hubiera escapado de la prisión más fuertemente custodiada de México... otra vez.

"¿Quién? ¿Quién?", preguntó alguien por radio con tono ansioso. La respuesta paralizó a todos en el comedor: "¡35-78 por el baño!", respondió alguien, y ese número interno que todos se sabían de memoria confirmó que El 701 -el lugar que la revista Forbes le otorgó en 2009 en la lista de los multimillonarios del mundo-, mejor conocido como El Chapo Guzmán, se había escapado, como lo hizo el 18 de enero de 2001. La Madrugada

El custodio Norberto, ávido lector de novelas y reportajes sobre el narcotráfico, sabía que entre los seudónimos de Joaquín Guzmán Loera estaba El Señor de los Túneles, por una innovación que cambió el mundo del narcotráfico: contratar arquitectos para crear pasajes subterráneos para el envío de la droga. de México a los Estados Unidos. Todos conocían este apodo, incluso él que acababa de terminar la carrera de soborno de profesores, ¿cómo era posible que las autoridades, sus jefes, no hubieran previsto que El Chapo podría escaparse de ellos por un maldito túnel?

"¡Por eso los ruidos de la madrugada!" ¡Te dije que eso no era normal! », a crié le gardien Francisco, imaginant le pire : tout le monde de l'équipe de nuit paierait en prison pour ne pas avoir enquêté sur ces bruits d'excavation près de la prison que leurs patrons leur ont dit être des réparations à la prisión. Comisión Nacional del Agua para los habitantes de Almoloya.

Ninguno de ellos lo sabrá hasta que El Chapo sea recapturado seis meses después, el 8 de enero de 2016, extraditado a Estados Unidos y comience el juicio en su contra, que lo mantiene en una celda ineludible de la prisión ADX en Colorado, Estados Unidos. pero la esposa del sinaloense, la exreina de belleza Emma Coronel, había orquestado la fuga con la ayuda de los hijos del capo, Los Chapitos, y el abogado del cártel.

Los jefes de alcaide Norberto y Francisco habían sido corrompidos por los millonarios sobornos de Emma Coronel, quien confesó en Estados Unidos planear la fuga de su esposo durante encuentros íntimos en prisión: ambos coincidieron en que 'simularían construir una casa en la colonia Santa Juanita -una milla y media de la prisión federal- para ir bajo tierra al área de tratamiento especial.

El Chapo solo tuvo que esconder un hueco de unos 2,5 metros cuadrados en el baño de su celda, hacer ruido con el retrete para distraer a los guardias, entrar en el hueco, descender 10 metros hasta subir una escalera y recorrer el camino en monoplaza. cilindro, 12 caballos de fuerza, motocicleta ligera

“Ya no vas a ir a tu casa”, le dijo Norberto a Francisco en medio del caos. “Si puedes, despídete de tus hijos. Ahora nos van a arrestar a todos. Los jefes se van a enojar con nosotros.” Cuando ambos recuerdan esa frase, sus rostros cambian y bajan la mirada. “Los primeros que se joden son los de abajo”, murmura Francisco.

Inmediatamente se inició la búsqueda de El Chapo Guzmán en todos los sectores del penal. Había una esperanza irracional de que el túnel fuera un señuelo y que el capo hubiera intentado escapar por otra vía, posiblemente como lo hizo hace 14 años cuando la versión oficial sugiere que se escondió en una carreta con ropa sucia. Quizás el sinaloense aún estaba en el Altiplano buscando una forma de escapar.

La Sierra Pero en ese momento, el fundador del Cártel de Sinaloa ya estaba en una camioneta rumbo a San Juan del Río, Querétaro. Allí, a 220 kilómetros de su celda, lo esperaban dos aviones: uno volaría a Culiacán para distraer a las autoridades y el otro, con los recientes fugitivos, al Triángulo de Oro, la región que comprende Durango, Chihuahua y Sinaloa, donde la marihuana y las amapolas crecen salvajes y sin esfuerzo.

De poco sirvió la rápida intervención en carreteras cercanas y la alerta en el Aeropuerto Internacional de Toluca. El Chapo ha vuelto a sus orígenes: en Badiraguato, la ciudad donde nació en 1957 y cuya pobreza lo llevó a dejar el puesto de naranjas que regentaba con sus hermanas y hermanos para tomar las armas y convertirse en empleado de Miguel Ángel Félix Gallardo, El Padrino. , el mayor capo de la droga de los años 80.

La sierra fue su refugio. Cuando escapó allí por primera vez, allí se refugió y fue protegido por cientos de vigilantes que alertaron de la mera presencia de militares en varios kilómetros a la redonda: entre verdes montañas, caminos de terracería y precipicios que terminaban en riachuelos, Joaquín Guzmán Loera amasó una fortuna de mil millones de dólares calculada de manera conservadora y un poder incalculable que lo colocaron en la lista de la revista Forbes de las personas más influyentes del mundo, dejando atrás a Tim Cook, actual director ejecutivo del gigante tecnológico Apple.

Desde allí libró una amarga guerra contra sus enemigos, el Cártel de Juárez, el Cártel del Golfo, Los Zetas y todos aquellos que no se sometieran a su aspiración de encabezar un enorme narcosindicato, la misión que le encomendó le habría sido encomendada por el primero. secretaria de seguridad publica. federal en la época de Felipe Calderón, Genaro García Luna, ahora preso y en espera de juicio en Estados Unidos por sus vínculos con el narcotráfico.

Su fortuna es tan incalculable como las víctimas de homicidio, feminicidio, secuestro y desaparición forzada que dejó a su paso. “Esa noche nadie durmió, hubo hasta quienes vomitaron de miedo”, recuerda el arquero Norberto. Mientras los jefes preparaban una serie de disculpas para entregar ante la inminente llegada del entonces jefe de la Comisión Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, los guardias y monitores fueron llevados a una pequeña sala para un duro interrogatorio.

Poco revelan de aquellas horas angustiosas: cuando les pregunto si torturaron a alguien, ambos guardan silencio y la conversación parece haber terminado. Finalmente, trece personas serían detenidas por la fuga del capo, entre ellas la excoordinadora federal de prisiones Celina Oseguera Parra y el director penitenciario Valentín Cárdenas Lerma, así como el jefe de Norberto y Francisco, quienes terminaron en el Penal de Tepic, Nayarit.

Los dos guardias, por haber estado ausentes de la celda en el momento de la fuga, fueron puestos en libertad al día siguiente, pero vigilados durante meses por policías disfrazados de civiles. "Las peores horas de mi vida", dice Norberto y Francisco lo respalda. "El Chapo se escapó y sentí que me empujaron a su celda de por vida".

"Noche Cero" como la llamaron los guardias, cuando se abrió la grieta más profunda del sistema penitenciario mexicano. O más bien el túnel más profundo por el que escapó el narcotraficante más famoso del mundo.


Con información de EFE y AP