Header Ads

Este es el Corrido que delata al líder de El CJNG

Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, es uno de los hombres más buscados por las autoridades de México y Estados Unidos, al ser el líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).


Y es que, durante los últimos años, el poder de esta organización criminal es tal, que hoy en día tiene presencia en 28 de los 32 estados del país, según revela un informe del Congreso estadounidense.

Es por eso que la “fama” de este delincuente no solo abarca el mundo del narcotráfico, sino también el musical, pues al igual que otros grandes capos de la droga, Oseguera Cervantes tiene varios narcocorridos inspirados en su carrera criminal.

Uno de los temas más famosos es “El Señor de los Gallos”, interpretado por José Avelino, el cual, como su nombre lo dice, habla sobre una de las mayores aficiones del narcotraficante.

Además de su violenta personalidad, al “Mencho” se le conoce por la pasión que tiene por las peleas de gallos clandestinas, realizadas casi siempre en palenques de Michoacán y Jalisco.

“Mi organización da mucho trabajo y también me apoyan mis cuñados. Soy Nemesio Oseguera, El Señor de los Gallos”, dice una parte de la canción.

Esta teoría fue confirmada por la cadena Univisión hace unos años, cuando entrevistó a Ramón, un hombre que trabajó en el pasado para el líder del CJNG, y cuyo nombre real fue omitido para resguardar su identidad

“En aquellos años no era lo que es hoy, todo mundo lo conocía como gallero, esa era su fama, no como narco”, señaló el entrevistado, quien agregó que a Oseguera le gusta estar acompañado de mujeres hermosas mientras acude a las peleas de gallos.

Además, Ramón detalló que “El Mencho” acostumbra apostar dinero, cristal y tabiques de cocaína pura. Univision reveló, en base a testimonios de otra fuente, que el narcotraficante llega a apostar hasta 160,000 dólares en una pelea.

Cabe señalar que en México algunas peleas de gallos son legales y existen organizaciones que defienden esta actividad como un referente histórico, o como un evento deportivo, sin embargo, roza entre actividades ilegales, pues no existe un control total de las apuestas.


Con información de EFE y AP