Header Ads

Jair Bolsonaro todavía no reconoce su derrota en Brasil

Jair Bolsonaro todavía no reconoce públicamente su derrota ante Luis Inácio Lula da Silva en Brasil. La derecha perdió este domingo la posibilidad de reelegirse en el poder con el 49.1% de los votos escrutados frente al 50.9% que obtuvo el PT (Partido de los Trabajadores). La transición presidencial será oficial el 1 de enero y estará marcada por la desconfianza de Bolsonaro al sistema electoral.


“En cuanto dependa de nosotros, no faltará el amor. Cuidaremos mucho a Brasil y al pueblo brasileño. Viviremos en un tiempo nuevo. De paz, de amor y de esperanza. Un tiempo en que el pueblo brasileño volverá a tener derecho a soñar”, manifestaba Lula tras conocer los resultados que lo dejaban como presidente electo; en la campaña de su contrincante había un silencio que se mantiene. El derechista Bolsonaro deberá ceder las llaves del palacio del Planalto​ el próximo 1 de enero. La tradición indica que el saliente presidente es quien impone la banda al mandatario entrante, ritual que estaría en duda por la rencilla que han sostenido los dos políticos y por los ataques del mandatario actual al sistema electoral brasileño.

“No tengo miedo a las elecciones. Entrego la banda (presidencial) a quien gane con un voto verificable y confiable”, había dicho Bolsonaro a seguidores el año pasado.

El mandatario también había calificado de “imbécil” al presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), el juez Luis Roberto Barroso por oponerse a los tarjetones impresos: “Corremos el riesgo de no tener elecciones el año que viene. El futuro de ustedes está en juego”.

El futuro político y el reconocimiento de la derrota de Bolsonaro todavía son una incógnita. En septiembre de este año había manifestado en una entrevista para Globo que, de no ganar las elecciones, se retiraría porque “a mi edad ya no me queda nada más por hacer aquí en la tierra”.

Con la llegada de Lula al poder, el panorama político favorece a la izquierda en América del Sur –a excepción de Uruguay, Paraguay y Ecuador– los demás países son liderados por gobiernos izquierdistas.


Con información de EFE y AP