La esposa del Chapo Guzmán, Emma Coronel Aispuro, está a punto de salir de la Cárcel

Culpable de ayudar a su esposo a traficar droga a Estados Unidos y a fugarse en 2015 del penal de máxima seguridad del Altiplano, Emma Coronel podría ser liberada por las autoridades de ese país el 13 de septiembre de este año y no hasta 2024, como estaba previsto en su sentencia original; inclusive, a finales de este mes podría beneficiarse para salir de prisión durante el día y sólo regresar a dormir a su celda. La situación de Coronel se suma a los emblemáticos casos del narcotráfico mexicano: el del recapturado Ovidio Guzmán y el de Genaro García Luna, todos sujetos a la voluntad de la justicia estadunidense.


La justicia de Estados Unidos pasa la factura del narcotráfico a México. Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín El Chapo Guzmán, está cerca de recuperar su libertad en aquel país; su hijastro Ovidio Guzmán López fue recapturado por las autoridades mexicanas y el Departamento de Justicia busca su extradición, mientras que una Corte Federal estadunidense se prepara para enjuiciar al exsecretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna.

De acuerdo con la Agencia Federal de Prisiones, se prevé que Coronel Aispuro sea liberada el 13 de septiembre de este año y no hasta 2024, como se tenía previsto, según su sentencia original.

Sin embargo, es posible que Coronel abandone la cárcel de manera intermitente desde finales de enero y principios de febrero, debido a que su defensa logró reducir su condena de 36 a 31 meses de prisión; incluso podría salir antes si presenta buena conducta, pues a escala federal se requiere que cumpla 85% de la sentencia para lograr la liberación anticipada.

Además, le fueron restados los 10 meses que pasó en custodia y sin derecho a fianza antes de recibir sentencia. También le toman en cuenta que colaboró con las autoridades estadunidenses.

Debido a que Coronel Aispuro es ciudadana estadunidense, seis meses antes de la fecha programada para su libertad anticipada puede acogerse a un programa que le permitirá salir durante el día y regresar a dormir a la cárcel, como preparación para reinsertarse en la vida fuera de prisión.

En noviembre de 2021 la esposa de uno de los líderes del Cártel de Sinaloa fue condenada a tres años de prisión por narcotráfico y lavado; su ubicación se mantiene en reserva por el gobierno de Estados Unidos debido a que se acogió al programa especial de testigos protegidos.

Coronel se declaró culpable de ayudar a su esposo a traficar vía la frontera entre México y Estados Unidos, y a fugarse en 2015 del penal de máxima seguridad del Altiplano, Estado de México, mediante la utilización de un túnel construido desde la celda de Guzmán Loera hasta un predio fuera del perímetro del centro de reclusión.

Durante los cuatro años posteriores a su liberación, Coronel Aispuro deberá cumplir diversas reglas, como reportarse ante las autoridades y el oficial que le sea asignado; buscar un empleo que la mantenga ocupada al menos 30 horas a la semana; y si quiere cambiar de trabajo, deberá notificarlo a su oficial. Además tendrá prohibido comunicarse con personas involucradas en actividades criminales.


Con información de EFE y AP