La Barbie

Recordamos que Edgar Valdez fue detenido el 30 de agosto del 2010, en la administración de Felipe Calderón. La Barbie era miembro de la llamada “Federación” que sumaba las actividades de los carteles de Juárez, Sinaloa y Beltrán Leyva.


Del 2008 al 2010 colaboró con la DEA y el FBI como informante y admitió que conoció a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera y a Ismael “El Mayo” Zambada García. El narcotraficante declaró: «10 toneladas de cocaína bajamos en Coyuca Gro, después lo transportamos con 5 pipas de PEMEX hacia la CDMX. En la vanguardia y retaguardia vigilaba la Policía Federal de García Luna.

El gobierno de México reconoce que, hasta el momento, la única información que posee es la ausencia de Valdez Villarreal en la lista de reos en prisiones federales administradas por el BOP (Buró Federal de Prisiones). Benjamins O’Cone, vocero del BOP, explicó que reos que previamente estaban en custodia y que no han completado sus condenas podrían estar fuera de custodia para audiencias ante tribunales, tratamiento médico o por otras razones.

Kent Schaffer, ex abogado de Valdez, no tiene la autoridad suficiente para confirmar una posible liberación del delincuente, pero es posible haya sido trasladado a un centro de detención en Rikers Island o el MCC (cárceles en Nueva York).

Aun cuando los expedientes del Chapo Guzmán y García Luna continúan abiertos y presumiblemente de la Barbie, el gobierno de AMLO no ha querido o no ha podido dar con el paradero de Ovidio Guzmán que por órdenes de López Obrador fue liberado en Culiacán y después el mandatario no solamente se reunió con la abuela de Ovidio, madre del Chapo, sino que son recurrentes sus visitas a Badiraguato.

Luego de su detención la Barbie permaneció recluido en el Penal del Altiplano hasta el 30 de septiembre de 2015, cuando fue extraditado hacia los Estados Unidos.

Siete años más tarde de su extradición y seis de lograr un acuerdo con la justicia norteamericana para convertirse en testigo protegido o colaborador, aparentemente se encuentra en libertad.

En una presión de Florida compurgaba una pena de 49 años y un mes, el pago de una multa de $192 millones de dólares y es acusado por los delitos de tráfico de cocaína y lavado de dinero. El hecho de que AMLO confiese no tener la disposición a la información se interpreta como una absoluta desconfianza a su gobierno por parte de la administración Biden.

“No se conoce todavía con precisión si sigue detenido o no. La información que dio a conocer Milenio, quién sabe cuál es su fuente», señaló dubitativos el mandatario, pero agregó: “Alguien sabía o quería que se supiera y filtró la información».

La pregunta al tabasqueño le sorprendió lo mismo que quizá le ocurrió a Marcelo Ebrard. Lo cierto es que tarde o temprano los expedientes explotarán con datos muy duros que expondrán a varios políticos y gobernantes en turno, aunque quieran hacer creer que este es asunto propio solo de Felipe Calderón y de García Luna.

Todo esto se da cuando a Sheinbaum le publican dos asuntos muy delicados: primero en redes sociales que indica que Jesús M Tarriba, novio de Sheinbaum, es conocido como «el banquero» y presuntamente fue el apoderado de Amado Carrillo “el señor de los cielos”, entre 1994 – 1997 para lavar dinero.

Luego de una filtración del Departamento del Tesoro estadounidense se reveló que participó en operaciones de Lavado de Dinero y huyó a España dónde colocó capitales de los Cárteles de Sinaloa y Jalisco en paraísos fiscales en como Las Islas Caimán y Las Bahamas.

Después regresa a América para abrir su empresa de consultoría financiera y presentarse como investigador universitario; y segundo el video de un grupo armado, presuntamente ligado a Familia Michoacana que asegura tener presencia en Milpa Alta, CDMX, y amagó a una organización rival.

Por cierto, nada se sabe de los actos crimínales de “Los Motonetos” en Chiapas y menos de los grupos del narcotráfico que participaron y aún lo hacen en Ayotzinapa y todo Guerrero.


Con información de EFE y AP